Definición de oración

“Pedid, y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe, el que busca halla, y al que llama se le abrirá” (Mateo 7:7-8).

La Oración
Oración es comunicación con Dios. Toma formas diferentes, pero básicamente ocurre cuando el hombre habla con Dios y Dios habla con el hombre. La oración se describe como:


  • Invocar el nombre del Señor: Génesis 12:8
  • Clamar a Dios: Salmos 27:7; 34:6
  • Acercarse de Dios: Salmos 73:28; Hebreos 10:22
  • Buscar: Salmos 5:3
  • Alzar el alma: Salmos 25:1
  • Alzar el corazón: Lamentaciones 3:41
  • Derramar el corazón: Salmos 62:8
  • Derramar el alma: 1 Samuel 1:15
  • Clama a los Cielos: 2 Crónicas 32:20
  • Pedir al Señor: Éxodo 32:11
  • Implorar a Dios: Job 8:5
  • Buscar el rostro del Señor: Salmos 27:8
  • Hacer súplicas: Job 8:5; Jeremías 36:7
La oración no es simplemente hablar con Dios, pero involucra también escucharlo.
Oración es comunicación, y una conversación unilateral ciertamente no es comunicación. Cuando usted ora, espere que Dios le hable. A menudo Él hará esto a través de Su Palabra escrita o por una “pequeña voz silenciosa” que parece “hablar” a su corazón. A veces Él le dará una visión o interpretará a su espíritu lo que usted ha orado en su idioma celestial de oración.
Solamente no se aligere y descargue todas sus demandas sobre Dios y entonces acabe su oración. De tiempo a Dios para hablarle. Él dará las respuestas a sus preguntas, guía para el día delante, y le ayudará a colocar en orden sus prioridades. A veces Él le dará un mensaje especial de estímulo para compartir con alguien por quien usted está intercediendo.

Cuando usted ora, no hay nadie ninguna postura aprobada para la oración. Usted
puede orar:
  • De pie: 1 Reyes 8:22; Marcos 11:25
  • Postrándose: Salmos 95:6
  • Arrodillándose: 2 Crónicas 6:13; Salmos 95:6; Lucas 22:41; Hechos 20:36
  • Postrándose sobre su rostro: Números 16:22; Josué 5:14; 1 Crónicas 21:16; Mateo 26:39
  • Extendiendo sus manos: Isaías 1:15; 2 Crónicas 6:13
  • Alzando las manos: Salmos 28:2; Lamentaciones 2:19; 1 Timoteo 2:8

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada